hipno

 

Trastornos alimentarios

 

Los trastornos de la alimentación son problemas de conducta serios. Incluyen:

Anorexia nerviosa, cuando la persona adelgaza demasiado, pero no come lo suficiente porque se siente gorda. Bulimia nerviosa, que incluye períodos donde la persona come demasiado seguidos por frecuentes purgas, a veces vómitos autoprovocados o uso de laxantesCompulsión para comer, que consiste en comer sin control. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener trastornos de la alimentación. Suelen comenzar en la adolescencia y con frecuencia se presentan con depresión, trastornos de ansiedad y abuso de drogas. Los trastornos de la alimentación pueden causar problemas cardíacos y renales e incluso la muerte. Es importante obtener ayuda a tiempo. El tratamiento incluye supervisión, tratamientos de salud mental, asesoramiento nutricional y, algunas veces, medicinas.

Anorexia

La anorexia nerviosa es una enfermedad de causas múltiples, que se caracteriza por un deseo irrefrenable de perder peso con resistencia a comer o retener lo ingerido. Su evolución provoca alteraciones como evitar cada vez más el hecho de comer, la percepción distorsionada de la imagen corporal, el intenso miedo a engordar, que no disminuye a pesar de la pérdida de peso, y a diferentes alteraciones psicopatológicas y físicas, que aparecen como consecuencia de la creciente desnutrición.

Bulimia

La bulimia se caracteriza por la presencia de episodios de ingesta incontrolada de gran cantidad de alimentos en un corto periodo de tiempo, casi siempre en secreto, y con sensación de pérdida de control. Debido a la preocupación por el peso, se desarrolla en los pacientes conductas como la provocación del vómito autoinducido, el abuso de laxantes y/o diuréticos, dietas estrictas o ayuno, o a hacer mucho ejercicio para prevenir el aumento de peso. La sintomatología ansioso depresiva suele constituir la alteración psicopatológica más frecuente.

Trastorno por atracón

Al igual que en bulimia, existen episodios recurrentes de comida, pero a diferencia de ésta, no se producen mecanismos compensatorios.

 

Comer compulsivamente.

Quiero dar la cara por las miles de personas que padecen este trastorno en nuestro país y ofrecer una imagen de personas normalizadas. Estoy convencida de que tienes en tu entorno a varias personas que padecen este trastorno sin tú saberlo.

Yo conozco a bastantes, desde adolescentes a señoras de sesenta y tantos, que me lo han confesado. Somos la cajera que te cobra en el hiper, el panadero, la madre que lleva a sus hijos con los tuyos al colegio, tu compañero de oficina o esa chica tan mona que te cruzas cuando sales a correr por las mañanas.

No llevamos una chapa en la solapa que advierte “Comedor compulsivo”. No respondemos a la imagen del obeso mórbido estadounidense que rebasa los 200 kilos y no puede levantarse de la cama. A veces sí, pero no siempre.

Pretendo que esta página sea un atajo para quien la lee y se encuentra en esa situación. Si consigo llevar a un solo comedor compulsivo a que cambie de actitud, de fracasos, incomprensión, dietas fallidas y horas interminables de búsqueda de información en libros e Internet… habrá valido la pena.

Si eres comedor compulsivo, crees que podrías serlo o, simplemente, te interesa el tema, no dudes en ponerte en contacto con nosotros te podemos ayudar.

Comer compulsivamente

Se caracteriza por comer una gran cantidad de alimento y perdiendo el control de lo que comen.

Otras características es su obsesión a la comida y por comenzar dietas que rompen fácilmente y en muy poco tiempo. A diferencia de la bulimia, en este trastorno no se purgan.

¿Cómo se que soy comedora/o impulsiva/o?

Ingiero grandes cantidades de comida.
Como todo el tiempo y siempre tengo hambre.
Después de comer siento culpa, tristeza y desesperación.
Nunca puedo seguir una dieta.
Las comidas dulces despiertan mucho más mi apetito.
La mayor parte del tiempo me siento ansiosa y triste.
Sufro depresión y niego que ingiera grandes cantidades de comida.
Catalogo a los alimentos por buenos y malos.

 

Sobrepeso y obesidad

Los términos "sobrepeso" y "obesidad" se refieren a un peso corporal mayor del que se considera saludable para una estatura determinada.

La medida más útil del sobrepeso y la obesidad es el índice de masa corporal (IMC). El índice de masa corporal se calcula con base en la estatura y el peso. En la sección "¿Cómo se diagnostican el sobrepeso y la obesidad?" hallará más información sobre el índice de masa corporal.

Revisión general

Tener sobrepeso o ser obeso conlleva el riesgo de presentar muchos problemas de salud. Cuanta más grasa corporal y más peso tenga usted, más probabilidades tendrá de sufrir los siguientes problemas de salud:

Enfermedad de las arterias coronarias
Presión arterial alta
Diabetes de tipo 2 Cálculos en la vesícula
Problemas respiratorios
Ciertos tipos de cáncer

En el peso de una persona influyen muchos factores, entre ellos el medio ambiente, los antecedentes familiares y hereditarios, el metabolismo (la forma en que el cuerpo transforma los alimentos y el oxígeno en energía), las conductas o hábitos y muchos más.

Ciertas cosas, como los antecedentes familiares, no se pueden cambiar, pero otras sí, como los hábitos del estilo de vida.

Por ejemplo, consuma una alimentación saludable teniendo siempre en cuenta las calorías que necesita. Manténgase físicamente activo y trate de limitar la cantidad de tiempo en que está poco activo.

Las medicinas y la cirugía para bajar de peso también son alternativas para algunas personas si los cambios en el estilo de vida no son suficientes.

Perspectivas

Lograr un peso saludable y mantenerlo es un reto a largo plazo para las personas con sobrepeso o con obesidad. Sin embargo, también puede ser una oportunidad para disminuir los riesgos de presentar otros problemas graves de salud. Con tratamiento correcto y motivación es posible bajar de peso y disminuir el riesgo de sufrir enfermedades a largo plazo.